Estrategia

  Estrategia para la coordinación y seguimiento de las Comisiones Regionales de Competitividad

En 2007, Colombia definió su visión para el 2032, según la cual el país será la tercera economía más competitiva de América Latina, con un ingreso per cápita equivalente al de un país de ingresos medio-altos, a través de una economía exportadora de bienes y servicios de alto valor agregado e innovación, con un ambiente de negocios que incentive la inversión local y extranjera, favorezca la convergencia regional, mejore las oportunidades de empleo formal y la calidad de vida, y reduzca los niveles de pobreza, trazando de esta manera las prioridades del país en materia de competitividad (DNP, 2008).

Precisamente desde 2007 y hasta la fecha, el país ha logrado importantes avances en materia de competitividad, mejorando posiciones a nivel mundial. Actualmente, la economía colombiana ocupa la posición 66 entre 137 economías y en relación a América Latina, es la 5° economía más competitiva (FEM, 2017).

Así mismo y de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, en 2015 mientras que América Latina tuvo un crecimiento económico negativo de 0,1%, Colombia fue uno de los países con mayor crecimiento regional con una tasa de 3,1%, por encima de México (2,5%) y Chile (2,1%). En relación con las proyecciones de crecimiento para América Latina en 2018, éstas son negativas (-2%), mientras que las proyecciones para la economía colombiana son positivas (3,0%), lo que evidencia una economía resistente, frente al actual panorama internacional (FMI, 2018).

Ahora bien, acerca de los elementos que potencian la competitividad en los países, se encuentran los siguientes: el posicionamiento de una estrategia de competitividad que constituya una política de Estado; la consolidación de una visión de largo plazo compartida y estructurada conjuntamente que oriente las estrategias de desarrollo nacional y local del país; una alta capacidad de ejecución de las inversiones e iniciativas de las empresas y el gobierno; y la existencia de algún mecanismo de coordinación y participación eficiente entre el sector público, las empresas y la academia. Lo anterior, exige la existencia de fuerzas locales que promuevan, en coordinación con las autoridades del orden nacional, el desarrollo regional y eviten desbalances entre territorios (Gómez y Mitchell, 2015).

Precisamente son las Comisiones Regionales de Competitividad- CRC, las aliadas estratégicas del Gobierno Nacional para alcanzar las metas de competitividad; y con el fin de fortalecer y posicionar estas instancias en los departamentos, desde el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, como coordinador nacional de las CRC, se presenta este documento que incluye una breve descripción del Sistema Nacional de Competitividad, Ciencia, Tecnología e innovación; el avance de las Comisiones y su funcionamiento; el rol y acciones de la coordinación nacional y el estado actual de las CRC.

Dicha información sirve de contexto no solamente para los equipos con trayectoria en las Comisiones, sino para aquellos que han asumido recientemente este reto y para quienes están por hacerlo. De esta manera se presenta también una propuesta de plan de trabajo, que desde la coordinación nacional se quiere realizar con las Comisiones Regionales de Competitividad en 2017, con el ánimo de contribuir en su consolidación.

 

Ver documento completo:

   Estrategia para la coordinación y seguimiento de las Comisiones Regionales de Competitividad